Home / Uncategorized / Expo-Homenaje a Pablo O´higgins en el Museo Francisco Cossío

Expo-Homenaje a Pablo O´higgins en el Museo Francisco Cossío

ilustración

• Se inaugurará en memoria de su XXX Aniversario Luctuoso
• 34 piezas se mostrarán a partir de este 09 de mayo a las 19:00 hrs.

En este mes de mayo, el Museo Francisco Cossío tiene preparada una gran cantidad de eventos para todos sus visitantes, y entre ellos resalta la inauguración de la magna exposición Homenaje a Pablo O’Higgins en su XXX Aniversario Luctuoso, la cual se llevará a cabo este jueves 09 de mayo en punto de las 19:00 horas..

Dicha exposición, que estará engalanando la Sala Potosina de ese recinto cultural, se realiza gracias al apoyo del Gobierno del Estado de San Luis Potosí, la Secretaría de Cultura, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Fundación Cultural María y Pablo O’Higgins y la Escuela Moderna Americana.

La exposición Homenaje a Pablo O’Higgins consta de 34 piezas entre oleos, gráfica y acuarela, además de 10 grabados de su carpeta Trabajadores de México, colección edición especial, que realizó para la Secretaría del Trabajo y Prevención Social en el año de 1973, de la cual destacan títulos como: Articulo 123, Petroleros, Electricidad al campo, y El chiclero, entre otros.

Pablo O’Higgins, retrató al pueblo mexicano con inspiración que mira los asuntos indígenas, campesinos, y obreros como supremos motivos para el arte nacional.

El artista nació el 1 de marzo 1904 en la ciudad de Salt Lake, Estados Unidos; y el Gobierno mexicano le otorgó la naturalización con carácter honorífico en 1961. Falleció el 16 de julio de 1983 en el Estado de México, para luego ser sepultado en Rayones, Nuevo León; tierra natal de su esposa María O´Higgins.

Estudió en la Academia de Artes de Rusia y después viajó a México donde quedó cautivado por su herencia artística. Colaboró con Diego Rivera en los murales de la Secretaría de Educación Pública y la Escuela de Agricultura de Chapingo. Junto a Rivera, Clemente Orozco, Juan O’ Gorman y Rufino Tamayo, formó toda una generación de notables muralistas.

Entre sus murales destacan La lucha Obrera, obra que realizó junto con Leopoldo Méndez y Alfredo Zalce; Boda indígena; Paisaje Tarahumara; y Dios del fuego. En 1933 pinta su primer mural en la escuela Emiliano Zapata, en Villa Madero y en 1934-35 pintó los murales del mercado Abelardo L. Rodríguez, en la Ciudad de México.

Uno de los elementos distintivos en su obra es el maguey, planta que aparece robusta y con sus puntiagudos brazos erguidos al sol, confiando en las bondades de la vida. Maguey centinela, cuidador de las cosechas; maguey cerca, marcando los límites de las parcelas; maguey guía, aquel que marca los caminos. Los pinto jóvenes y maduros, pero también en el ocaso de su existencia: Secos ajados, mutilados, pero conservando el orgullo de haber vivido. En ellos plasma, con su sensible iris estético, múltiples tonos en la gama de verdes.

O´Higgins, fue uno de los más activos grabadores en el Taller de la Gráfica Popular. Su obra representó temas con mensaje político y de protesta, sin embargo, muchos otros tratan sus temas románticos y cotidianos.

Su obra de caballete es extraordinaria. Al respecto Diego Rivera, un año antes de morir, dijo en la presentación de su catálogo para la exposición en el Salón de la Plástica Mexicana: “El amor de Pablo por México, su pueblo y su lucha, ha producido un gran artista. Su sensibilidad se ha desarrollado fina, clara, limpia e intensa, en las cualidades esenciales de su pintura. …Es seguro y lo afirmo con plena convicción de no equivocarme, que un día la apreciación crítica del arte, dará a Pablo O´Higgins un lugar cercano y fraternal al que ocupa en la historia el genio de Vincent Van Gogh”.

 

No olvides seguirnos en Facebook