Home / Uncategorized / El Carnaval de Venecia, entre historia y modernidad

El Carnaval de Venecia, entre historia y modernidad

Conferencia

 

       Conferencia ofrecida por el Museo Nacional de la Máscara.

       Además se inauguró la exposición “Mascarada Veneciana”.

 

Después de que Napoleón lo censurara, cuando incursiona en Italia, el Carnaval de Venecia resurgió recientemente en los años 70, a iniciativa de ciudadanos y autoridades de la localidad, “con la idea clave de rescatar una tradición muy importante para la ciudad y también de dejar vivir uno de los oficios que se habían perdido, que es la construcción de máscaras y ahora vemos que en esta fiesta que dura once días máximo, asiste gente de todas partes del mundo”.

Así lo expresó la licenciada Donatella Occhipinti, dentro de su conferencia “El Carnaval de Venecia entre historia y modernidad”, sustentada en el marco de la inauguración de la exposición “Mascarada Veneciana”, que presenta el Museo de nacional de la Máscara.

La conferenciante recordó que el carnaval es una tradición que se da en países de tradición católica, y se vincula con el uso de la máscara, porque así se oculta la verdadera identidad. Sobre todo, es un tema de fiesta antes de la Cuaresma, en la que se debe guardar ayuno y hacer penitencia, pero actualmente el Carnaval de Venecia sólo dura 10 días, y aun así es una fiesta muy importante de Italia, que tiene un significado histórico muy particular.

El carnaval, añadió, proviene de las fiestas paganas, para las cuales las mismas autoridades concedían la posibilidad de diversión durante un determinado periodo del año, luego de que en tiempos anteriores se daban las fiestas dionisiacas o bacanales, y después, con la difusión del cristianismo, fue muy difícil desarraigar esa tradición, que la iglesia fue transformando y controlando reduciéndolas a fiestas de banquete, antes de empezar la cuaresma, y por ello, el carnaval de Venecia floreció desde el año 1 mil, hasta que fue abolido por Napoleón, a finales del siglo XVIII y se retomó apenas en 1979.

La licenciada Occhipinti hizo notar que el Carnaval de Venecia cobró auge en el siglo XVIII y en la época en que la ciudad había perdido el poder que tenía en materia económica, política y militar, ya que por su ubicación geográfica había controlado el comercio entre oriente y occidente, pero al momento en que se descubrió América, todos los intereses se dirigieron hacia el nuevo mundo, y Venecia que había sido una ciudad cosmopolita e importante, pues ya en el siglo XVIII tenía 17 teatros, comienza a decaer.

No obstante, sus habitantes manifiestan el deseo de recordar el gran esplendor de sus ciudad  y la lanzan como el centro cultural más importante “solo que al llegar a una degeneración completa había muchas cosas que no funcionaban, y se llegó a un libertinaje incontrolable”, Es entonces cuando Venecia pasó al dominio de los austriacos y los franceses, pero aquí lo importante es el uso de la máscara, ya que se hacían máscaras de todo tipo, y hubo una en particular que es la balta, una máscara blanca, amorfa, pues se parece un fantasma, para que todos fueran iguales.

Añadió que fue precisamente el propio gobierno el que institucionalizó al carnaval de Venecia, justamente para nivelar las barreras sociales de ese entonces, para permitir, cuando menos por unos días, que todos fueran iguales, ya que todos vestían igual y todo mundo se saludaba respetuosamente, pues no se sabía quién estaba detrás de la máscara.

Sin embargo, la máscara se convirtió en un accesorio de uso cotidiano, tanto para ir al palacio como para ir a las iglesias, hasta un punto en el que ya no se sabía con quiénes se tenían tratos, por lo que se inició una serie de prohibiciones para su uso, no sólo por cuestiones morales, sino por los asesinatos que se cometían al amparo de las máscaras. 

Sobre el resurgimiento de la festividad en la época moderna, comentó que desde los años 70 a la fecha se ha convertido en un fenómeno turístico muy importante, “en el que obviamente no llegamos ya a la degeneración; ya los tiempos son muy diferentes y todo el mundo va a divertirse, sobre todo a través de la vestimenta, ya que hay gente que quiere vestir esos trajes, que verdaderamente son de lujo, y quiere vivir un momento del pasado histórico veneciano”.

No olvides seguirnos en Facebook

Comentarios