Home / ARTE / La OSSLP presenta: Sergéi Rachmáninov, el compositor que volvió de una depresión para conquistar al mundo

La OSSLP presenta: Sergéi Rachmáninov, el compositor que volvió de una depresión para conquistar al mundo

Sergei-Rachmáninov-77667_630x280Sergéi Rachmáninov fue el cuarto de una familia de seis hermanos, uno de los cuales murió en sus primeros meses de vida. Su padre era un ex-oficial de la armada rusa, con graves dificultades económicas. Como era tradicional en su familia, fue orientado musicalmente desde muy joven, recibiendo sus primeras clases de piano por parte de su madre, a los seis años de edad. En 1882, su padre volvió a sufrir otra seria crisis financiera, y se mudó a un pequeño apartamento en San Petersburgo.
Allí sufrieron las consecuencias de una epidemia de difteria, y murió su segunda hermana mayor. A los 9 años, Rachmáninov fue inscrito en el Conservatorio de San Petersburgo, gracias a la ayuda económica de su abuela materna. Sin embargo, no fue un buen alumno debido a su comportamiento, llegando al punto de falsificar sus notas. Al suspender por completo el curso de 1885, la junta directiva del conservatorio lo expulsó. Aun así, fue admitido en el Conservatorio de Moscú, bajo las enseñanzas de Nikolái Zvérev.
Sergéi Rachmáninov compuso la Sinfonía n.º 1 en 1895. Esta obra fue en realidad el segundo intento de Rachmáninov dentro del género sinfónico, dado que durante su último año en el Conservatorio de Moscú produjo un movimiento sinfónico titulado “Sinfonía Juvenil en Re menor”.
La sinfonía se interpretó por primera vez en San Petersburgo el 28 de marzo de 1897, sin que fuera interpretada nuevamente durante la vida del compositor. El estreno fue un rotundo fracaso debido a varios motivos: el director, Aleksandr Glazunov, dirigió pésimamente; hizo cortes en la partitura y varios cambios en la orquestación; y algunos asistentes al concierto sugirieron al acabar la obra que Glazunov parecía estar borracho. Además, al ser una obra escrita en un estilo moderno para la época, no fue del gusto de los asistentes, que la consideraron ofensiva debido al uso progresista de la forma sinfónica y por no seguir el preferido estilo académico del círculo de San Petersburgo liderado por Rimski Kórsakov.
Rachmáninov, que confiaba que su obra sería un éxito sin precedentes, recibió un duro golpe a causa de estas hostiles críticas. Sufrió una crisis nerviosa y fue incapaz de componer hasta 1899, cuando sus familiares y amigos le convencieron de que se sometiera a un tratamiento de hipnoterapia. El resultado del exitoso tratamiento fue el popular Concierto para piano No. 2, que fue estrenado en 1900. A pesar de la hostil acogida, y al contrario de lo que se cree, Rachmáninov no destruyó o repudió la partitura de la Primera Sinfonía. Sin embargo, la partitura se perdió, debido a que al marcharse al exilio, dejó la partitura en su apartamento de Moscú. En 1944 fueron descubiertas las partes instrumentales de la sinfonía, así como varios bocetos. La partitura fue reconstruida completamente, y el segundo estreno tuvo lugar en el Conservatorio de Moscú en octubre de 1945..
La sinfonía es considerada actualmente, en las palabras del compositor inglés Robert Simpson “una obra poderosa por derecho propio, que tiene sus raíces en las obras de Borodin y Chaikovsky, finamente construida alcanza una trágica y heroica expresión que permanece por encima del pathos de su música posterior”.
La Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí presenta éste viernes a las 21 horas, y el domingo a las 12:30 la Sinfonía “De Juventud” de Sergéi Rachmáninov, uno de los últimos grandes compositores románticos de música clásica europea y considerado uno de los pianistas más influyentes del siglo XX. Bajo la batuta del maestro José Miramontes Zapata también se interpretará el Poema Sinfónico “El Príncipe Rostislav”, considerada una de las primeras obras para orquesta que ha llegado a nuestros días, escrita cuando Sergéi era estudiante en el Conservatorio de Moscú. Y finalmente Rapsodia sobre un tema de Paganini, que es una inversión del tema original de Paganini, escrita para piano y orquesta, en un estilo similar al del concierto para piano. Esta última ha sido usada en la banda sonora de varias películas, entre otras: La Historia de Tres Amores, Rapsodia, Pide al Tiempo que Vuelva, Morir Todavía, Hechizo del Tiempo, Sabrina y Ronin. Los boletos ya están a la venta en el Teatro de la Paz. Informes 812 40 13.

 

No olvides seguirnos en Facebook