Home / ARTE / Exposición por el 11 Aniversario del Museo del Virreinato

Exposición por el 11 Aniversario del Museo del Virreinato

museo virreinato Este jueves 19 de septiembre se inaugura El Espectáculo Estamental.

Ofrece un panorama de SLP y la tauromaquia en la época virreinal.

Casi un centenar de piezas del acervo del Museo Francisco Cossío.

 

Con la finalidad de conmemorar su décimo primer aniversario el Museo del Virreinato llevará a cabo este jueves 18 de septiembre a las 20:00 horas la inauguración de la exposición titulada “El espectáculo estamental. La Tauromaquia durante el Virreinato”, la cual reúne casi un centenar de óleos, grabados y objetos de la época, todos ellos parte del rico acervo del Museo Francisco Cossío.
Al respecto, el Director de Organismos de la Secretaría de Cultura, Mauricio Gómez Aranda, comentó que cada año, alrededor del 12 de septiembre fecha en la que se dio el decreto de creación del Museo del Virreinato, este hecho se celebra una exposición y posteriormente con un concierto, y para esta ocasión se ha preparado una exposición que narra cómo era la tauromaquia en el virreinato, a cual comienza por ubicar geográficamente a San Luis Potosí en esa ápoca.
Si bien hoy todo mundo puede ubicar a nuestro Estado en el plano mundial, el funcionario advirtió que hay qué tomar en cuenta cómo era la cosmovisión de ese entonces, en la cual se tenía una noción distinta sobre el lugar donde estamos ubicados, pues apenas se avanzaba en las cuestiones cartográficas.
Por ello se mostrará una serie de mapas y planos, para que quien visite la exposición se ubique en ese momento, y comprenda cómo era visto San Luis Potosí, y el papel tan relevante que tenía en materia de minería, agricultura y como cruce de caminos, lo que desde entonces lo identificaba como un lugar importante.
Dentro de la exposición, añadió Gómez Aranda, se mostrarán en total 73 piezas, desde óleos, gráfica, aguafuerte, y 17 de objetos, como fierros de herraje, que permiten ubicar el contexto religioso y esa necesidad de mantener el orden del cosmos, que ha sido una constante en todas las culturas de la humanidad, lo que resulta un arquetipo antropológico, según Levi Strauss.
Para mantener el orden, prosiguió, siempre se apela a estas fuerzas cosmogónicas, o fuerzas superiores de una cultura, de manera que también se narra esta parte para conceptualizar y poner en valor cómo la tauromaquia está muy ligada también a la religión, “y estrictamente al caos que a veces representaba el cosmos”.
De esta forma se aborda el tema de la tauromaquia, a través de una serie de aguafuertes de Francisco de Goya y Lucientes, que nos dan una visión de cómo era en esta época el espectáculo de los toros, y para complementar este contexto la exposición se complementa con algunos otros elementos, tales como espadas y algunas otras herramientas que se utilizaban para azuzar al toro.
Además de los textos de sala, se contextualizará a visitante con la fiesta de los toros en aquellos años;
Sobre la validez de la tauromaquia, consideró que alrededor de esta exposición “no debemos caer en discusiones estériles sobre la validez de esta costumbre, que en esta época es una, y su presencia en la época virreinal, que era una cosa distinta, aunque ya desde esa época se daba la discusión sobre si era válido lastimar a un toro para divertir a la gente”, pero prevalecía con mayor fuerza la noción de que había qué controlar el cosmos, y había qué hacer una suerte de sacrificios para ordenar las cosas, además de demostrar las habilidades de la gente del campo”.
Con base en lo anterior, advirtió que esta exposición tiene como objetivo resaltar el punto de vista artístico; para hacer una descripción de la sociedad del momento y ubicar a San Luis Potosí en la época virreinal, así como señalar cuál era la importancia que tenía nuestra ciudad en ese momento.
Ya para finalizar, el funcionario comentó que la exposición contará también con algunos videos que complementan la información, pensando en que una exposición puede tener simplemente el placer del goce estético, o la contemplación del hecho artístico, pero en este caso se combina también con la formación, pues un museo también educa.
Así, esta exposición resulta “totalmente descriptiva, educativa y artística, porque tener aguafuertes de Goya y tener óleos del siglo XVII no es una cosa menor, pero es una exposición que se va a poder admirar desde el punto de vista de la información, de la historia, del goce estético, de la antropología, y de la sociología”, concluyó.

No olvides seguirnos en Facebook