Home / ARTE / Noche de Museo, Noche de Catrinas en el Federico Silva

Noche de Museo, Noche de Catrinas en el Federico Silva

img_2943Para este viernes 28 de octubre el Museo Federico Silva, Escultura Contemporánea, tendrá la presentación del Ballet Provincial del Instituto Potosino de Bellas Artes, dirigido por la maestra Carmen Alvarado, con un espectáculo especial en alusión al día de muertos. Los grupos de danza infantil y juvenil preparan una serie de coreografías basadas en el personaje que inmortalizara el caricaturista José Guadalupe Posada en la era post revolucionaria.

Las calaveras de Posada son asociadas al Día de Muertos por haber ilustrado la vida y actitudes sociales del pueblo mexicano. Vestidas de gala o en fiestas de barrio, montadas a caballo o en bicicleta por calles urbanas, situados en casas de ricos hacendados, Posada señalaba la miseria y los errores políticos del país. La Catrina o Calavera Garbancera que años después fuera retomada por Diego Rivera en grabados, representaba la burla a los indígenas enriquecidos durante el porfiriato, aquellos que despreciaban sus orígenes y costumbres copiando modas europeas.

Las calaveras fueron una mezcla de visiones precolombinas, coloniales y populares, que más que plasmar un sentimiento solemne y dramático, eran divertidas y llenas de vitalidad. En el trabajo de José Guadalupe Posada la muerte y la cotidianidad a nadie asustan, sus calaveras forman parte del arte popular y quedan plasmadas en la historia.

Además los asistentes tendrán la oportunidad de atestiguar el montaje de la ofrenda al escultor potosino Guillermo Ruíz Reyes, padre de la talla directa en México y fundador de la Escuela Libre de Escultura. Nacido en Real de Catorce en 1894, durante el auge nacionalista impulsado por el presidente Lázaro Cárdenas, Guillermo Ruíz vivió en Michoacán, donde desarrolló parte de su obra monumental que le valió un gran reconocimiento. Sus contemporáneos fueron Ignacio Asúnsolo, Diego Rivera, Fermín Revueltas, Francisco Centeno, Andrés Romo, Oliverio Martínez, Luis Ortiz Monasterio, Saturnino Herrán y Carlos Bracho, entre otros.

El escultor potosino trabajó en cantera, bronce y yeso, también realizó pinturas, dibujos y grabados, fue discípulo de José María Hernández Urbina y José Tovar, sus obras se pueden hallar en varios estados del territorio mexicano, entre ellas bustos dedicados a poetas estridentistas y un Morelos de 40 metros de alto en Janitzio, Michoacán. Viajó a Europa donde conoció a los escultores españoles José de Creeft y Mateo Hernández. En 1927 regresó a México para fundar la Escuela Libre de Escultura como una propuesta educativa surgida de la Revolución Mexicana. Situada en San Ildefonso, Escuela Médico Militar número 5, y una escuela más en calle Zarco, acudían los niños, obreros y trabajadores de inmediaciones de la Merced con el propósito de tener un oficio y de alguna manera enfrentarse a los nuevos patrones educativos. En 1942 cambió su nombre a Escuela Nacional de Escultura, Pintura y Grabado La Esmeralda.

Guillermo Ruiz participó en varias exposiciones colectivas y la única individual fue en 1936 en la Universidad Nacional hoy UNAM. Murió en 1965 a los 71 años de edad. Artista potosino casi olvidado al que hoy el Museo Federico Silva le brinda un homenaje por su incansable labor en el desarrollo de la escultura moderna en nuestro país.

Noche de Catrinas comienza a las 21 horas y tendrá además premiación en paquetes culturales para los disfraces más originales en categorías: adultos y menores. En el espacio de la terraza habrá música para acompañar tu bebida de cortesía. ¡Te esperamos!

No olvides seguirnos en Facebook

Comentarios