CULTURA

CEART plagió nombre de Festival de Cine para obtener beneficios

Los organizadores del Festival Internacional de Cine de San Luis Potosí, denunciaron que la Secretaría de Cultura de SLP, plagió el nombre de su evento para realizar una actividad similar.

La institución responsable habría sido el Centro de las Artes de SLP, a través de su titular Laura Elena González Sánchez, quien ya teniendo conocimiento del festival con tradición que se ha ido realizando, optó de la forma más descarada usar el nombre “Fiesta Internacional de Cine de San Luis Potosí”  para así poder obtener no sólo recursos sino hasta patrocinios.

Los afectados señalan que se encontraban en pláticas  con la Secretaría de Cultura para la realización del Festival de Cine, sin embargo estas reuniones sólo sirvieron para robarse el trabajo de años de los gestores culturales independientes, inclusive pretendían obtener sus contactos para poder enlazarse con cineastas y patrocinios ( una práctica institucional más común de lo que se cree)

El uso del nombre “Fiesta” por “Festival” fue suficiente para crear una confusión entre las personas y patrocinadores del evento haciéndoles creer que se trataba del mismo evento  del Festival de San Luis que tiene ya una tradición de 4 años.

«Nos dimos cuenta no solo con el nombre si no a través, de la confirmación de patrocinadores que teníamos con anterioridad y de algunos nuevos, quienes aseguraban que ya tenían un acuerdo con nosotros, siendo que meses antes los realizadores del evento se habían acercado bajo el mismo nombre, por lo que nuestro representante Jurídico y atendiendo al registro de marca ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) tomó el asunto en sus manos», declaró Omar Velducea, miembro de la organización.

El 31 de Febrero 2018 el IMPI negó que existiera un plagio tras la denuncia por parte de la organización, sin embargo los afectados creyendo que Laura Elena y otros funcionarios podrían haber metido mano para obtener una sentencia favorable tan ridícula, solicitaron la protección del Poder Judicial Federal , logrando un amparo en el que se condenaba al IMPI anular la sentencia y reconocer que el CEART si habría cometido plagio, a pesar de que el IMPI y el CEART se habían amparado contra la resolución del primer amparo, la sala especializada Propiedad intelectual del Tribunal de Justicia Administrativa declaró improcedente el segundo amparo. En resumen, el Centro de las Artes de San Luis Potosí sí cometió plagio, así lo determino la autoridad judicial.

El monto del daño moral podría ascender a los 5 millones de pesos más costas y gatos de abogados.

Comentarios de Facebook

Botón volver arriba
error: Contenido protegido
 

Bloqueador de publicidad detectado

Ayúdanos a mantener un periodismo independiente desactivando tu bloqueador de publicidad para este sitio.