CULTURA

Ocultismo y solemnidad, el satanismo en San Luis Potosí

San Luis Potosí.– Una comunidad de satánicos realizó una de sus ceremonias más importantes del año bajo la luna llena la noche de este 31 de octubre.

Espere afuera del domicilio por varios minutos, se me señaló que tocará y si no se me abría la puerta  debía esperar a que terminaran. Tras realizarse la ceremonia, se me permitió entrar al recinto  donde se llevó a cabo la ceremonia, el lugar estaba lleno de símbolos, letras y figuras en las paredes, en el suelo habían varios cráneos de animales con cuernos y todo estaba iluminado únicamente con velas. Luego se me dio a beber un líquido para que pudiera entrar al círculo se me permitió observar el altar que habían montado, tomar algunas de fotografías y hacer algunas preguntas. No se me permitió fotografiar rostros o señas particulares, para que no sean estigmatizados en su vida  cotidiana.

En la mesa estaba una gallina sacrificada y la sangre sobre un balde metálico; la gallina había sido decapitada. Alrededor del sacrificio había velas de dos tipos, las típicas velas blancas y otras de cera negra que según señalan no es parafina sino “cebo negro”. Algunos muñecos o “fetiches” estaban también sobre la mesa, me explicaron que son los objetos que usan para cargarlos de energía:

“Los objetos son usados para cargarlos de la energía que se colecta esta noche porque es mucho peso para una persona, la finalidad es usar estos objetos más adelante para ciertos propósitos” me comentó alguien cuando se percató que los miraba fijamente

Al preguntar sobre porque se escogió esta fecha 31 de octubre, la cual me parecía que es muy cliché, el clérigo mayor me respondió:

“Sí, sabemos que está el tema del Halloween, pero recordemos que el origen proviene de aquellas fiestas paganas que hacían los celtas una vez que terminaba el verano, era el momento de la cosecha, pero también del frío y la oscuridad, era como el año nuevo para esos pueblos, un momento de transición por lo que hay mucha energía“

A partir de aquí sólo me dirigí con él clérigo para que me dieran respuestas:

-¿Qué es lo que piden en específico durante esta fiesta?

“No pedimos nada, no funciona así, no es como la cristiandad en donde pides algo y esperas a que suceda por obra del Dios, aquí nosotros por ejemplo cargamos estos objetos para cuando tengamos una meta nos sirvan para obtener nuestros propósitos, por ejemplo, quiero obtener el trabajo  se toma el objeto y con esa energía acude con más seguridad y asertividad para conseguir el propósito”.

-San Luis Potosí es un estado muy católico, esto complica sus reuniones o que pueda salir a la luz más este tipo de creencia

“En otros países es más abierto ciertamente, pero esto no es un espectáculo, mantenemos secrecía debido a que si hay un estigma es cierto pero también porque nuestra congregación así lo demanda”

¿Entonces porque se me permitió venir?

“Bueno, tu quisiste venir, uno de los miembros nos comentó tu propósito y todo el que quiera venir a la sombras es bienvenido, ciertamente no participaste de la ceremonia porque no te corresponde, aquí se compromete la gente a nuestra creencias pero después de eso el que quiera venir siempre y cuando respete la casa y respete el lugar es bienvenido. La ceremonia ya acabo pero el trabajo sigue abierto, se va cerrar hasta la madrugada, recordemos que aún no es ni media noche”.

¿Qué es lo que me dieron de beber o porque me dieron a beber eso?

“Es simple vino, pero a la vez no, lo hacemos para tu protección, para avisar a quienes estén presentes como otros seres que eres un invitado y no un intruso”

Luego comencé a hacer otro tipo de preguntas, las cuales si me fueron respondidas sin embargo se me pidió no publicarlas por temas de su religión debido a que me refirieron que hay muchas personas que les gusta jugar a este tipo de situaciones o quieren lucrar con ello.

Al final convencí de poder fotografiar un pergamino con un juramento, sólo de forma parcial y se me recomendó no leerlo completamente porque el trabajo seguía abierto.

En cuanto a la personalidad de los presentes no parecían intimidarse por mi presencia, ellos platicaban como cualquieras otras personas de situaciones cotidianas, como lo que hace cualquier persona en una posada o fiesta, no sentía hostilidad. Me ofrecieron bebidas no consagradas y algo de comida. Después de un par de horas me retiré mientras ellos continuaban en su velada, al parecer hasta al amanecer.

Reportaje y fotografías : Carlos Garrigós @Pukkov

 

Comentarios de Facebook

Botón volver arriba
error: Content is protected !!