OPINIÓN

La soga al cuello: El elegido

No decir sino lo necesario, a quien es necesario y cuando es necesario. Cardenal Richelieu.

 

Parecían niños con visita. El gobernador del estado suspendió por un breve impasse el ajetreo cotidiano para recibir al secretario de gobernación Adán Augusto López. Ricardo Gallardo Cardona se tomó la mañana para acompañar al tabasqueño al congreso del estado. En su gira por el país Adán Augusto se ha empeñado en obtener el aval de los congresos locales para con la reciente reforma constitucional que faculta al ejército a continuar en las calles ejerciendo funciones de seguridad pública. De hecho, ya se tiene el porcentaje necesario que requiere la constitución para una reforma válida.

 

Aun así, el jefe de la política interna anda de gira, le faltan pocos estados de visitar, pero la verdad es que el ritmo intenso de las últimas dos semanas, lo han llevado a los titulares de los medios nacionales. No exento por supuesto, de algún tipo de polémica contra todo aquel que se oponga a la propuesta de mantener al ejército en las calles y a la guardia nacional bajo un mando militar. Ya nomás falta traer del siglo XVIII al Real Tribunal de la Acordada.

 

Ricardo Gallardo no puede ocultar su simpatía por el secretario de gobernación. Ya en el congreso del estado todo estaba planchado, hasta los diputados de oposición, dóciles. La coordinadora de la fracción panista Liliana Guadalupe Flores Almazán, poco le faltó para ponerse a bailar un vals con la visita. Al menos en otros estados los representantes legislativos de oposición han actuado con más decoro y dignidad. De los priistas ni se diga, no se ponen de tapete porque a la gente le daría asquito pisarlos, pero para eso y más, están solícitos.

 

Es obvio que el secretario de gobernación está aprovechando la circunstancia para dejarse ver por los estados y hacer presencia en los medios. Es uno de los aspirantes considerados por Morena para suceder al presidente Andrés Manuel López Obrador y aunque no es propiamente el más popular, es una figura política en crecimiento y cuenta con la simpatía del jefe quien lo ve como un soldado leal y confiable. Como político, es más bien lo que uno llamaría: “de la vieja escuela”. Sus formas son correctas y precisas pero, tal vez no sea tan coincidente con un mundo que se mueve a gran velocidad y a ritmo de trap.

 

Hoy en día la opinión pública son tipos con la gorra al revés bailando en la red social tik tok, las modas ahí pasan en tres días, hoy eres popular y mañana ya te sustituyó un perro que baila tap o un anciano gay que dice más groserías que la re gran puta más vieja de Alvarado, Veracruz. Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard si tienen cuenta en tik tok, justo se habían lanzado a la fama cuando el presidente Andrés “desautorizó” el consumo de los jóvenes mexicanos de tanta porquería visual. Dijo que era más dañino que la carne de puerco y que se estaban volviendo idiotas los “jóvenes que iban a construir el futuro”.

 

En eso sí don Adán está un poco rezagado, no tiene ni el ánimo, ni la gracia, ni la complexión física para hacer el ridículo, el tipo es sobrio, moderado y disciplinado. No es un orador elocuente, pero se defiende. Hasta el momento es el funcionario que mejores resultados le ha dado al presidente, supo navegar en condiciones adversas para sacar una reforma constitucional que no parecía tener futuro y ahora, hasta se le pasó la mano, puede que le ajuste para rescatar la reforma electoral que el presidente había soñado. El personaje llegó tarde al gabinete y por ello va contra el tiempo en esta loca carrera por ser la corcholata preferida del presidente.

 

¿Para qué nos hacemos tarugos? El presidente Andrés es quien va elegir al candidato, así lo marca la tradición y además, en tiempos de crisis no se hacen experimentos. No es que el jefe del ejecutivo esté confiado, la verdad es que la incapacidad de la oposición para construir opciones y perfiles adecuados para la contienda de 2024 le dificulta la decisión, porque ante el avasallamiento de Morena en las contiendas locales, la lucha interna se vuelve fratricida.

 

El presidente integró en la lista de posibles candidatos presidenciales a Ricardo Monreal Ávila, coordinador de los senadores morenistas y protervo personaje. También Gerardo Fernández Noroña, petista, luchador social y controvertido, es un emisario de la vieja izquierda testimonial Mexicana que transitó con los regímenes autoritarios priístas y panistas. El problema con políticos como Monreal y Noroña es que no son tarugos, por el contrario, se pasan de listos y aunque son parte esencial de la puesta en escena, a veces les gana la tentación del protagonismo. Y esas cosas al presidente lo ponen nervioso. Tienen la correa muy larga.

 

Por su parte la oposición intenta mantener la alianza de partidos por lo menos para la elección del 2023 en el Estado de México, conservar ese reducto de poder mantendría a flote el barco. A cómo están de mal las cosas con la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional, el trato será con el priismo local, con el gobernador Alfredo Del Mazo es otra cosa, tipo gentil y de buenas maneras. No es amor, es mera supervivencia.

 

Adán Augusto López se presenta en San Luis Potosí cuando las apariciones de los otros aspirantes han sido esporádicas, a pesar de la relevancia de sus encargos y el nivel de conocimiento favorable que tienen en cualquier sondeo Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard no tienen la facilidad de moverse por todo el país con una agenda que les permita hacer un pase de lista y acuerdos con la clase política de los estados. Si no se tiene estructura, difícilmente se podrá consolidar un proyecto político consistente.

 

En San Luis Potosí el referente más cercano al secretario de Gobernación es el diputado de Morena Antonio Lorca Valle. Los otros dos diputados que conforman la bancada se ven más cercanos a la gobernadora de la Ciudad de México, su cercanía con Mario Delgado los favorece, pero también los maniata. Antonio Lorca Valle es un empresario con doble apellido de ralea, es un híbrido. Más bien parece un fifí confundido que un chairo educado. El tipo presenta cuanta iniciativa se encuentra en la sección de deportes del diario local y se mantiene en medios por una buena estrategia de marketing digital, pero la “real politik” es otra cosa, hay que invertir tiempo y a veces, algo más. Como quiera que sea, le apostó al caballo negro.

 

Adán Augusto por lo pronto ya tiene lema, “que siga López, estamos Agusto”. Como dicen en el Twitter: “no importa cuando leas esto, se apellida López y es tabasqueño, se come las eses (traducción onomatopéyica) y habla cantadito, se peina de ladito al estilo don Benito, el benemérito, el único, el más bien portadito”.

 

@gandhiantipatro

Comentarios de Facebook

Botón volver arriba
error: Contenido protegido