HISTORIA

La Alemeda de San Luis Potosí; jardín lleno de historia

La Alameda Juan Sarabia recibe su nombre en honor al periodista y político liberal potosino Juan Sarabia Díaz de León en el año de 1932, pero, anteriormente, tuvo dos nombres más, el primero de ellos fue Paseo de la Reforma para después pasar a ser Paseo de la Constitución, de ahí derivan el nombre de Plaza de Toros el Paseo o la misma colonia El Paseo. Este lugar tiene un gran peso histórico, arquitectónico y cultural, pero más que nada por la memoria social de los potosinos, por ser uno de los lugares de paseo recreativo más emblemáticos.

En el año de 1850 siendo aún una Huerta perteneció a los padres Carmelitas desde su llegada, pero siete años después, durante el periodo del presidente Juárez y las leyes de Reforma,  la iglesia perdió muchos bienes. En 1859 el Gobernador Vicente Chico Sein solicitó convertirla en un espacio de esparcimiento para la población, es así como las puertas de esta hermosa Huerta fueron abiertas para que la gente pudiera acceder, conservando sus bardas 19 años más para más tarde ser derribadas y ser lo que ahora conocemos. Pero para esto tuvo que atravesar por todo un proceso debido a que su tierra, al ser muy caliza, tuvo que ser reemplazada por tierra de la sierra de San Miguelito, también fue necesario construir un ducto para proveer agua, el cual venía desde el Ojo de Agua de Tequis, lo que actualmente se conoce como la calle de Arista

En 1910 la colonia Alemana construye el lago de los patos y el faro como obsequio a la conmemoración del centenario de la independencia. Los cuales aún se conservan en la actualidad. El kiosko, muy por lo contrario, no es el original, anteriormente hubo otro en el cual se celebraban desde mítines políticos hasta serenatas, pero tiempo después fue removido para dar paso en los años 40`s al que todos conocemos. 

La fuente de las ranas, una de las más bonitas del lugar, la cual fue alterada y descuidada con el paso de los años con la renovación de la Alameda fue de las que mayor daño sufrió.

En el caso de la estatua de la Aguadora fue retirada para su restauración, pero jamás fue devuelta al sitio donde alguna vez estuvo, desconociéndose así su paradero actual. Otra de las atracciones del pasado de la Alameda era su famoso trenecito, del cual disfrutaron algunos potosinos en su infancia, pero en la década de los 70`s se dejó de usar quedando en el olvido, este trenecito sólo tuvo un lapso de 8 años en funcionamiento. 

La estatua del Cura Miguel Hidalgo no siempre se encontró en el centro de La Alameda, sino que anteriormente estuvo en la Plaza de Armas donde ahora se encuentra el kiosko. 

Son muchas las anécdotas que los potosinos pudiesen contar respecto a nuestra Alameda, algunos de sus atractivos siguen vigentes, otros ya quedaron en la memoria de los más grandes. Este lugar lleno de historia y de historias ha pasado de ser un lugar de paseo recreativo a ser sólo un paso desinteresado.  Las nuevas generaciones no conocen el valor que tiene este lugar, por ser un sitio que ya no es tan atractivo.

Por Arrasi Torres

Facebook Comments

Botón volver arriba
Cerrar
X