OPINIÓN

¿Cómo te roban usando empresas fantasmas?

Uno de los mecanismos fraudulentos más usado por el gobierno del estado de San Luis son las empresas fantasmas o negocios fachada.

A pesar de que es un delito federal que se castiga hasta con 7 años de cárcel a quién use o venda facturas para simular compras y adquisiciones, las cosas se mantienen impunes. Es por eso que esta aberrante práctica es tan utilizada.

Para dar de alta ante el SAT a una empresa fantasma, se requiere contar con acta constitutiva y dar una dirección. Así de simple. Desde aquí, muchas veces ya se cometen los primeros delitos, ya que el robo de identidad es muy común para poner a socios en las actas constitutivas y ellos ni enterados. ¿Recuerdan las empresas fantasmas que usó Javier Duarte en Veracruz o los diputados de la pasada legislatura potosina?

¿QUE FACTURAN?
Las facturas de empresas fantasmas sirven a las diversas dependencias de gobierno para «justificar» compras y adquisiciones simuladas.
Sirven para adquirir por otro lado productos adquiridos a un precio y por medio de una empresa fantasma lo facturan a sobreprecio, lo que es un robo que daña los recursos públicos.
También sirven para «justificar» productos y medicamentos robados o falsificados.
Una forma fácil para poder desviar el dinero público es usar a estas empresas que facturan «aire», es decir: cursos, capacitaciones y servicios intangible.

VICIOS GRAVES DE ORIGEN
Las dependencias cuando «rara» vez son cuestionadas por la Auditoría Superior de la Federación o la Estatal sobre el uso de empresas fantasmas, presentan una factura timbrada ante el SAT y argumentan que los servicios si se dieron. Desde ahí está el problema, si la empresa no existe, todo el proceso debe quedar invalidado, ya que para pagar, antes se presentó un procedimiento de compra, donde aparece un contrato y firmas de un supuesto representante legal. El dinero público se deposita en una cuenta fiscal y de ahí se triangula.
Por lo tanto, ninguna compra o adquisición debe ser aceptada cuando provenga de una empresa fantasma, así de simple. De lo contrario se incurre en responsabilidad.

JUSTIFICACIÓN ILEGAL
Por ningún motivo podrá aceptarse la «justificación» de que se usaron empresas fantasmas pero que los productos o servicios si se otorgaron. Eso es inaceptable e injustificable ya que no puedes validar una «legalidad» basado en un acto ilegal.

MILLONES Y MILLONES
El daño que se hace con el uso de empresas fantasmas al dinero público es impresionante y en este sexenio del mandatario Carreras suma millones y millones de pesos. En los Servicios de Salud se concentra una mayor parte.

IMPUNIDAD
Esta constante práctica se mantiene vigente porque desde la ciudadanía no hacemos la suficiente presión y las autoridades están coludidas. No hace tanto el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera del SAT exhibió como la administración de Juan Manuel Carreras por medio de una empresa fantasmagórica uso 2.5 millones en la SEGE y los Servicios de Salud están bien metidos con 2 empresas inexistentes ligadas con la «estafa maestra de Baja California» a las que les pagaron 22.5 millones de pesos.

Juan Manuel Carreras tarde que temprano enfrentará las consecuencias de cientos de casos que se Irán dando a conocer en fecha próxima, aunque tal vez por sus pactos puedan dejarlo impune.

Ciudadanos Observando.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
X