Estado

Hospitales saturados y desabasto de oxígeno en San Luis Potosí

SLP está alcanzando un punto de inflexión y crisis sin precedentes

San Luis Potosí.-La situación derivada de la emergencia sanitaria por el Covid-19 se ha agravado en los últimos días al punto que los grandes hospitales públicos de la entidad se encuentran saturados al 100 por ciento de acuerdo con información oficial del Gobierno Federal.

El pasado sábado 16 de enero el  Gobernador del Estado, Juan Manuel Carreras habría informado  que SLP estaba a 3 puntos de pasar a la alerta máxima, el color rojo en el semáforo sanitario de riesgo. Tan sólo un día después la Secretaría de Salud, Mónica Rangel renunciaría a su cargo para contender por un puesto político.

Desde mitades de la semana pasada, lectores de este medio habían reportado que sus enfermos dejaron de ser recibidos de los Hospitales Covid, incluyendo la unidad Centinela, la cual habría sido habilitada con la intención de amortiguar el número de casos que requirieran  hospitalización, sin embargo el sistema ya vio superado desde hace días.

Nosocomios  públicos como el Hospital General  de Alta Especialidad Dr. Ignacio Morones Prieto, el IMSS de Ciudad Valles, el Hospital General de Matehuala, el Hospital General de Ríoverde, el ISSTE del Ríoverde, se encuentran con una ocupación del 98 al 100 por ciento. Por una cama que se desocupa se necesitan 5 más mientras que los otros espacios que aún se encuentran disponibles como el Hospital General de Soledad de Graciano Sánchez están a punto de saturarse presentando un 70 de su ocupación.

A pesar de existir aún espacios de acuerdo a información oficial publicada en el Sistema de Información de la RED IRAG, ciudadanos denuncian que no están siendo recibidos sus pacientes en ningún lugar, por lo que son llevados a sus casas para tratar de ser atendidos de la mejor forma y en el peor de los casos fallecer sin cuidado médico especializado.

Este día la Comisión Estatal de riesgo sanitario confirma el fallecimiento de 22 personas a causa del Covid, sin embargo se especula que podría ser más debido a que varias personas fallecen en su casa. En las oficialías del registro público se ha reportado un incremento en el trámite de defunciones (investigación en curso). Los cementerios están trabajando a marchas forzadas, la sobre demanda de los hornos de cremación complican el manejo de restos humanos pues estos deben ser inhumados o cremados en un periodo de 24 horas de acuerdo a las recomendaciones iniciales de la autoridad.

Gobierno del Estado asegura que endurecerá las medidas para evitar las grandes congregaciones de personas, así como actividades no esenciales. Sin embargo, tan sólo la madrugada de este pasado domingo y 2 días después del comunicado, una persona fallecería en una riña frente a un antro denominado “Jalo” el cual y aún con la muerte de la persona seguía operando cerca de las 3:00 de la mañana.

Desabasto de oxígeno y mercado negro

En la entidad se está reportando un desabasto de oxígeno, largas filas de automóviles y personas han obligado a las autoridades a hacer presencia en los establecimientos ante el temor de que se desate la violencia.

Desde la madrugada las personas se forman para alcanzar un turno y tratar de rellenar los tanques de oxígeno que en casos más críticos sólo duran unas 3 horas para el paciente. En lugares establecidos como Infra el costo de rellenado de un tanque aproximado de 175 litros es de 145 pesos con un rellenado del  100%, sin embargo  el lograr obtener un turno es una tarea casi imposible.

En otros lugares clandestinos el costo es del doble y en algunos casos más, además de que sólo se rellena tres cuartas partes de la capacidad del tanque, además estos no pueden ser de una gran capacidad. Al parecer esto se debe a que los revendedores ordeñan tanques  de oxígeno de gran capacidad para con ellos rellenar en la reventa, pero al no contar con suficiente presión sólo se alcanza el 75%. Respecto a este mercado negro se intentó comunicar con la COEPRIS con la intención de obtener una explicación sin embargo no se ha recibido respuesta. La pregunta queda ¿De dónde obtienen los revendedores el oxígeno en grandes capacidad? ¿Existe acaparamiento del oxígeno?  ¿Este oxigeno del mercado negro es seguro?

Otra de las opciones para atender a los enfermos es el de los condensadores de oxígeno, sin embargo y por la misma situación es casi imposible encontrar uno disponible en renta. Por otra parte el costo de uno que pueda ser útil para un paciente de Covid es de cerca de 35 mil pesos para arriba en Internet, y hasta os 70 mil pesos en reventa. En los casos más graves donde el paciente requiere de 15 litros por minuto de oxígeno, estos condensadores se vuelven insuficientes.

Comentarios de Facebook

La Paranoia, el programa de política más irreverente de San Luis
Botón volver arriba
error: Contenido protegido