CULTURAMetrópoli

(Galería) Altares de dolores en el Callejón del Buche patrimonio cultural

-Dichosa la Virgen María, que sin morir, mereció la palma del martirio junto a la cruz del señor

Entre coloridos y enormes altares se vivió el viernes de Dolores en la Capital potosina, más específicamente en el “Callejón del Buche”, donde los habitantes del Barrio de Santiago Apóstol salieron desde temprano para preparar sus hermosas ofrendas a la imagen de la dolorosa.

     

Es con esta tradición que ha pasado de generación en generación por más de 100 años, que las familias potosinas acompañan a la virgen, que angustiada derrama lágrimas por la muerte cercana de su tan amado hijo, mismas que son representadas con el agua de colores con chía que se regala en cada hogar.

Este año se entrevistó a varios moradores del área, entre ellos el señor Gustavo González, quien, primero contó que anteriormente al fondo de la calle había una barda, por lo que al sitio se le denominó “callejón”, también dijo que probablemente “del Buche” sea porque la gente llegaba a beber agua o porque había una pulquería, pero que no descarta otra de las teorías que dice que este nombre proviene del hecho de que una vecina vendía tacos de buche, y ella comenzó a colocar los Altares de Dolores.

Así, entre el papel picado, las banderillas clavadas sobre naranjas y flores que desprendían deliciosos aromas las familias agradecieron el rescate de las fachadas y los trabajos realizados en el adoquín por las cuadrillas municipales para exaltar la tradición y mantenerla viva, ellos al igual que el gobierno piensan que es importante convertir este suceso anual en patrimonio.

Conforme avanzó este día también se vieron diversas muestras de fe, entre ellas los danzantes ataviados con plumajes y cascabeles; la quema de la clásica pólvora y el recorrido del párroco junto a algunos fieles cargando la imagen de la Virgen para bendecir los hogares.

Comentarios de Facebook

Botón volver arriba