CULTURA

Altares de Dolores en el Callejón del Buche, una tradición popular centenaria que el Ayuntamiento promueve sea Patrimonio Cultural de la Ciudad de San Luis Potosí

Aunque se calcula que en todo el municipio se colocan cerca de 11,000 Altares de Dolores, es en el famoso Callejón del Buche ubicado en la calle Altamirano del Barrio de Santiago donde encontramos la mayor concentración de éstos, llegando a aproximadamente 400.

Esta es una tradición que ha pasado de generación en generación por al menos 125 años y que se lleva a cabo cada viernes antes del Viernes Santo, y aunque cada altar luce distinto, todos contienen los elementos básicos que le dan un carácter altamente simbólico.

Entre los elementos básicos, se encuentran el agua de limón con chía que representa las lágrimas de la Virgen María y la cera, la cual después de estar en el altar, es encendida el sábado de Gloria y regresa a las respectivas casas el Domingo de Pascua e incluso, en algunos casos las velas se desbaratan y se guardan hasta la próxima Cuaresma, para comenzar de nuevo el proceso de elaboración artesanal.

Ya que esta tradición es una muestra de arte, religión, unión y cultura, así como porque forma parte de la identidad de los potosinos, se busca que, en los próximos días, los Altares de Dolores del Callejón del Buche sean declarados Patrimonio Cultural de la Ciudad a través del Honorable Cabildo del Ayuntamiento de San Luis Potosí.

Pues esta celebración coincide con la definición de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) que establece que: “el patrimonio cultural inmaterial es un nexo que enlaza los valores culturales tradicionales y los contemporáneos; es la expresión viva de tradiciones orales, habilidades artesanales, prácticas artísticas, sociales o rituales, saberes y competencias legados por las generaciones precedentes. En el contexto urbano, ese patrimonio vivo constituye una fuerza creadora que consolida y fortalece a las comunidades”

Comentarios de Facebook

Botón volver arriba