OPINIÓN

La soga al cuello Los morenos pródigos

Como decía mi abuelo, jamás me des por bueno, un cabrón que mida, un metro del culo al suelo. Proverbio mexicano ineludible.

 

Al gobernador no le gusta correr riesgos, mal haría si tuviera que seguir sujeto a las impredecibles circunstancias y no a las condiciones que el mismo pueda generar. Sus operadores han logrado construir una impresionante maquinaria de votos como hace años no se tenía memoria. Y es que no es cosa de otro mundo, nuestros abuelos lo hacían en la década de los setentas del siglo pasado. Nada más hay que invertirle, dinero y tiempo.

 

No podría exigir mejor escenario político previo a una elección presidencial, por lo pronto en el estado el gobernador cuenta con la mayoría de los “membretes” con derecho a estar en la boleta. El Partido Verde obviamente está al servicio del  régimen; el Partido del Trabajo es dirigido por el chilango avecindado en el estado, Héctor Serrano. El ex secretario de gobierno de la Ciudad De México es un tipo  desconfiado y calculador.

 

En el PRI y PAN los dirigencias son frágiles, políticos de poca monta y sin capacidad de autodeterminación, en el Revolucionario Institucional Elías Pesina, regidor de la capital y ex Oficial Mayor de Gobierno del Estado, el tipo trae siempre una nube encima, y no es más gris, porque sería negro. Donde quiera que aparezca, se viene la noche. En gran medida es el responsable de la debacle priísta del pasado proceso electoral, si fuera policía, seguro diría como ellos cuando algo sale mal: yo solo recibía órdenes. Y al parecer sigue recibiendo instrucciones pero ahora del palacio de chico.

 

En Acción Nacional recientemente tuvieron su proceso de renovación de la dirigencia estatal, el resultado fue el esperado, con él triunfo del grupo ligado al diputado Xavier Azuara, la dirigente Verónica Rodríguez tiene que ir por la vida sabiendo que todos saben que ella no manda, solo es -por decirlo gentilmente- la que lleva los recados. La líder panista se encuentra frágil, su poder y autoridad han sido puestos en duda y la falta de legitimidad acota su capacidad de acción. No se confronta con el gobierno del estado y menos con el municipal, es algo así como una costosa oficialía de partes.

 

Al gobernador no le gustan las sorpresas, prefiere saber las malas noticias por anticipado. Sabe que en el terreno político no hay nada escrito y en ocasiones hay que hacer cosas verdaderamente despreciables para conservar el respeto de los demás, ahorita estás arriba y luego estás abajo, como en esa gigantesca rueda de la fortuna que quiere poner en un parque. De ello le puede hablar su asesor de cabecera Héctor Serrano, un día estás haciéndote de regente en la ciudad más grande de América latina y al rato, eres el líder de un partido satélite en un pueblo “rascuache”.

 

El problema de Héctor Serrano es que al parecer tiene la animadversión de tres de las diez mujeres más poderosas de México, la Gobernadora Sheinbaun, la doña Rosa Icela Rodríguez y la señora Müller. Debe ser un cabrón este personaje, mire usted que es como mentarle la madre a toda la línea de golpeo de los Raiders y andar tan campante. El tipo no se le separa al gobernador ni a sol, ni a sombra, y se dice que es un experto resolutor de conflictos.

 

Después de siete años de pachorra en Morena se decidió la renovación de las dirigencias locales, en San Luis Potosí nunca se supo si eran un partido o un membrete con registro, jamás hubo vida interna y los pocos que convivían ahí parecían todo menos lo que decía la propaganda. La esperanza de México.

 

Morena San Luis fue siempre el coto de poder de un pequeño grupo de socios fundadores que por falta de capacidad y liderazgo fueron incapaces de hacer crecer el instituto al ritmo de otros estados, por ello, no supieron administrar la circunstancial ventaja que les trajo la oleada que llevó al presidente Andrés Manuel al poder. Sin saber cómo, pero de pronto Morena, Partido del Trabajo y Partido Encuentro Social tenían un tercio del congreso local en la pasada legislatura.

 

No supieron qué hacer con el poder, y Sergio Serrano fue en gran medida responsable de la debacle que vendría después. Una serie de guerras intestinas que fueron auspiciadas por “asesores” de poca monta que fueron reclutados por los nuevos diputados. Muchos de ellos provenientes de otros partidos, incapaces ellos e ilusos los diputados, el resultado fue un funesto amasijo de rudimentarios discursos sin sentido. Daban pena por lo miserables y arrogantes.

 

Ahora Morena solo tiene tres diputados de representación plurinominal en el congreso, el eunuco favorito de Mario Delgado, una mujer y un fifí chairo. Cuauhtli Badillo Moreno, Lidia Rangel Zavala y Antonio Lorca Valle, a duras penas ajustan para que los junten a las decisiones en una de las legislaturas más abúlicas de que se tiene memoria. Al gobierno del estado ni con el pétalo de una rosa, y todos en el recreo. bien portados los niños. Creí que nunca lo diría pero se extraña al diputado Desfasiux o al idiota del Tecmol.

 

Morena celebra hoy su elección de consejeros estatales, que a su vez elegirán al próximo dirigente estatal, todo parece indicar que la líder de Morena será Rita Ozalia Rodríguez Velázquez, hasta el momento delegada del comité ejecutivo nacional de Morena. La hermana de la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez Velázquez es una de las mujeres más influyentes en México por su cercanía y nivel de confianza con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

Las cosas no serán fáciles para Rita Rodríguez, para empezar tendrá que aceptar que su arribo a la dirigencia local de Morena se debe al favor del gobernador del estado y no a su influyente hermana, mucho menos al acuerdo político que se realizó previamente con actores políticos locales como el titular de la secretaría del bienestar Gabino Morales y el diputado Cuauhtli Badillo. Todos fueron avasallados en el transcurso de la jornada electiva por un muy buen operativo de acarreo de votantes de personas ligadas al Partido Verde.

 

Las casillas fueron instaladas puntualmente y con una sincronización casi perfecta los camiones con votantes bien organizados, papeleta, credencial del INE en mano, torta, refresco y sus doscientos cincuenta pesotes, una cosa como debe de ser. En cuanto concluya el proceso y se hagan las cuentas, no será de extrañarse que la mayoría de los setenta consejeros reciban línea del palacio grande.

 

La operación de asalto a Morena fue tan cuidadosamente planeada que se utilizaron incluso alcaldes de otros partidos, para no involucrar a los que provienen del partido verde. Rita Rodríguez se verá en la disyuntiva de hacerse la digna y dejar pasar ese tren, o aceptar que le deberá su cargo al gobernador, y eso limitará su margen de maniobra en las negociaciones que forzosamente deberán darse previo a la elección del 24.

 

La política es muy sucia, ya no es como antes que se decía que había que saber tragar excremento sin hacer gestos, y hasta pedir de más, ahora te hacen firmar un acuerdo de sumisión sodomita, te tatúan su sello en los glúteos y te azotan en público. Eso que pasó en la elección de Morena fue una grosería, por mucho que la vayan a pintar como un gesto de buena voluntad.

 

@gandhiantipatro

Comentarios de Facebook

Botón volver arriba