Home / CURSOS Y TALLERES / Cursos de francés del Museo Francisco Cossío, celebran el día de la toma de la Bastida

Cursos de francés del Museo Francisco Cossío, celebran el día de la toma de la Bastida

julio_toma_dela_bastilla

Se realizará este 11 de julio en las instalaciones del museo
Jazz, fuegos pirotécnicos, comida y vino francés
Entrada libre

Uno de los más de 20 cursos que se imparten en el Museo Francisco Cossío, es el curso del idioma francés, el cual tiene una respuesta muy favorable con el público potosino, es por ello que como parte de las actividades de este curso es celebrar el 14 de julio, día de la toma de la Bastilla.

Es por eso que invita a todo el público potosino y la comunidad extranjera a que visite las instalaciones del Museo Francisco Cossío, este viernes 11 de julio a partir de las 19 hrs. a la actividad que realizan los estudiantes del curso de francés, esto con la intención de tener un acercamiento con la comunidad extrajera y poder tener una práctica del idioma

Con dicha actividad, al igual que con el curso de inglés, se busca la diversidad cultural atendiendo a las comunidades de extranjeros que radican en el estado.
Para esta las actividades que se estarán presentando son, concierto con banda francesa de Jazz, banda del estado quien interpretara melodías francesas, fuegos artificiales y venta de comida y vino franceses.

Para mayores informes puede visitar nuestra página web. www.museofranciscocossio.org.mx o llamar a los teléfonos 811.90.72 o en Av. Venustiano Carranza No. 1815, col. Jardín, antes Casa de la Cultura.

La importancia de la toma de la Bastilla se debe a su valor simbólico representando el derrumbamiento del poder absolutista de la monarquía francesa, pero no fue un acto tan relevante política y estratégicamente como se ha solido presentar por la historiografía romántica.

La Bastille había sido durante años el bastión de muchas víctimas de la arbitrariedad monárquica. Allí se encarcelaban sin juicio a los parisinos señalados por el Rey con una simple Lettre de cachet. Era una fortaleza medieval en pleno París, cuyo uso militar ya no se justificaba. En los Cuadernos de quejas de la ciudad de París ya se pedía su destrucción, y el ministro Necker pensaba destruirla desde 1784 por su alto coste de mantenimiento.

En 1788 se había decidido su cierre, lo que explica que tuviera pocos presos en 1789. En el momento de su caída, el 14 de julio de 1789, sólo acogía a cuatro falsificadores, a un enfermo mental (Auguste Tavernier), a un noble condenado por incesto y a un cómplice de Robert François Damiens, autor de una tentativa de asesinato sobre Luis XV.

No olvides seguirnos en Facebook

Comentarios

  1. Es la Bastilla, no la Bastida